Archivo | Pareja RSS feed for this section

Lo que los celos esconden

25 Nov

mobil parejaEs muy frecuente que hombres y mujeres confundamos los celos con el amor, creyendo que si tu pareja se pone celosa es porque realmente le importas, sin embargo esta creencia es un tanto peligrosa.

El antropólogo López Rivas define los celos como el temor, la irritación y la envidia ante la presencia o actos de un rival (real o imaginario) que amenaza el afecto o la posesión de la persona a la que queremos, y que suelen generar sentimientos de inseguridad, sospecha y furia. Así, desde un punto de vista evolutivo los celos están relacionados con la construcción de relaciones monógamas. Por tanto, es común que todos hayamos sentido celos alguna vez, como mecanismo de defensa ante la intromisión de terceras personas, tal y como explica a lo largo de diversas preguntas la psicóloga M.J. Lucas.

Sin embargo, cuando los celos son muy frecuentes, intensos, duraderos y surgen sin motivo aparente los llamamos “celos patológicos”, los cuales afectan profundamente a la relación de pareja, dañando la confianza y el estado emocional de los miembros que la componen. Los celos son una forma de intentar controlar a la pareja y suelen manifestarlos personas inseguras y con baja autoestima que temen no ser queridos, o que les abandonen por otro/a que tenga esas características tan deseables que ellos/as no creen poseer.
Paradójicamente las personas más celosas son las más infieles puesto que les asusta que el otro realice conductas de flirteo que ellos ya han realizado con anterioridad en esta u otra relación.

Y entre tanta desconfianza que merma la unión de la pareja aparecen las “pruebas de amor”. Mirar los mensajes de tu pareja con o sin su consentimiento no es sano y te dará una falsa sensación de seguridad porque cada vez necesitarás más… emails, conversaciones telefónicas, agendas…
Frases del tipo “yo soy celoso lo normal” o “yo confío en él/ella pero no en los demás” fomentan el autoengaño y te alejan de la liberación de esa sensación tan angustiosa y la resolución del problema.

Es interesante hacer un poco de introspección cuando nos inunden esos sentimientos y reflexionar acerca de qué es lo que realmente queremos de nosotros mismos y en qué nos gustaría mejorar. La comunicación en la pareja es fundamental, si no te sientes a gusto con alguna situación háblalo, es la única forma de solucionarlo, y si crees que la situación te supera busca ayuda.

Sobrepasar nuestros propios límites para ejercer cualquier tipo de control sobre otra persona no tiene ninguna justificación.

Teléfono de atención a víctimas de violencia de género: 016

Atención psicológica, social y educativa a hombres que ejercen violencia de física o psicológica a sus parejas: www.previovalencia.org 

Actos previstos para el día de hoy en la ciudad de Valencia:

– Lunes 25 de noviembre: Manifestación a las 19h30, Parterre

Anuncios

¿Quieres mazapán? ¡Sorprende a tu pareja!

9 Oct

mocadoràHoy es el día de la Comunidad Valenciana y con él se celebra Sant Donís, el “día de los enmorados” para los valencianos. Esta tradición que ha llegado hasta nuestros tiempos se conoce como la ‘Mocadorà’ en la que el novio suele regalar a su novia, mujer o incluso madre, un pañuelo que envuelve (o al menos así era tradicionalmente) mazapanes con las formas de las típicas hortalizas valencianas, sin olvidar el ‘pirulí’ y el ‘tronador’ como principales conmemorativos de la fiesta que se le hacía cada año a Jaume I.

Pero lejos de centrarnos en la historia valenciana, por muy interesante que pueda ser, aprovechamos este día para ponernos románticos y mejorar nuestra vida en pareja, por cierto, que día de los enamorados tan curioso donde sólo uno de los dos tiene el placer de dar y otro el de recibir, pero sin intercambiar papeles, ¿qué opináis vosotros de esto chicos?

Y es que aunque de entrada no lo reconozcamos, hacer regalos o tener un detalle con alguien es tan o más placentero que recibirlos, puesto que vivimos toda la preparación de la sorpresa que llevaremos a cabo, pensamos en qué puede ser lo que le guste a la otra persona y como recompensa final nos queda ver la ilusión, la felicidad y el agradecimiento en la cara del ser amado.

Por eso mismo, esperar a que sea un día especial como el de hoy, o el de vuestro aniversario o el de su cumpleaños… limita mucho nuestra capacidad de actuación y elimina por completo el factor sorpresa tan necesario en las relaciones a largo plazo. Hacer sentir especial a la otra persona añade sentimientos positivos a la relación, alejando inseguridades y aporta alicientes a la rutina diaria de pareja.

En definitiva, tanto si hoy te inunda el sentimiento valenciano y quieres colmar a tu pareja de mazapanes como si no, os proponemos un juego que suele utilizarse en terapia de pareja y que resulta más divertido cuando los dos miembros deciden participar. Escoger cada uno un día de la semana, pero atención, tiene que ser secreto. El día que hayáis elegido tenéis que hacer que la otra persona se sienta especialmente bien, tener detalles, hacer que esté más cómoda… ¡imaginación al poder! Todo vale. Al terminar la semana, vuestra pareja tendrá que descubrir qué día es el que habías elegido, fácil ¿verdad? Si queréis añadir dificultad y hacerlo más emocionante podéis tener pequeños detalles varios días, o días alternos para despistar, sin olvidar que uno de ellos será especialmente especial.

Probarlo y contarnos cómo ha ido! Seguro que os sorprendéis de los resultados.

picnic

Hombres y mujeres ¿Sentimos lo mismo?

27 Sep

CEREBROS
Uno de los pilares fundamentales de toda relación es la comunicación. Hoy nos centramos en la pareja para hablar de los diferentes comportamientos y necesidades de hombres y mujeres, a la hora de comunicarse o de expresar sus emociones.

En el post anterior “El amor también está en el cerebro” ya comentamos algunas de las diferencias entre los cerebros de hombres y mujeres. Lejos de potenciar los estereotipos de género o de incrementar esas pequeñas diferencias que nos complementan y enriquecen, queremos acercar ambas formas de reaccionar y sentir.

Muchas veces las mujeres han pensando que los hombres no suelen preocuparse por las cosas, como si éstas no les afectaran, pero ¿es cierto que las mujeres siempre lloran y que los hombres no se involucran? No, no lo es. Ambos sentimos y padecemos de igual modo, existiendo más diferencias entre personas que entre sexos, pero los estereotipos, la educación y el modo de manifestarlo ha hecho que estas creencias se mantengan en la actualidad.

Ante una situación de estrés, es decir, un problema o suceso que nos causa angustia o nos hace sentirnos superados, las mujeres necesitan hablar, explicar todos los detalles de lo sucedido porque, aunque ellas no lo sepan, esto genera progesterona que las calma. Pero los hombres son mucho más directos, van al grano y los detalles les parecen muchas veces innecesarios. Además ante la angustia de su pareja tienden a buscar una solución, lo cual suele terminar en discusión, porque ella no se siente comprendida y él no entiende porque no le sirven sus soluciones, dando lugar a frases como “intento ayudarla y ella dice que no la entiendo”. Y es que frecuentemente las mujeres solo quieren ser escuchadas, preocupándose menos por la solución concreta, por ello si eres hombres la próxima vez intenta detenerte más en el proceso, preguntarle cómo se ha sentido en ese momento y no ir directamente a la solución.

Los hombres en cambio, ante el estrés o la frustración se encierran en sí mismos, toman distancia y no suelen querer compartirlo o hablar. Este punto genera mucha ansiedad en las mujeres que, acostumbradas a sentirse mejor cuando hablan las cosas no entienden por qué ellos necesitan estar solos y se alejan, entonces ellas se acercan más y ellos cada vez están más lejos… Si eres mujer y te sientes identificada con esta situación los dos os sentiréis mejor si le dejas su espacio, él sabe que sigues estando ahí para ayudarle pero desde la distancia, mientras tú sigues con tus cosas, sin añadir angustia o importancia a lo que pasa, dejando que sea él el que vuelva a acercarse poco a poco.
Pese a que en este momento hablemos concretamente del comportamiento masculino, este juego de tomar distancia y dejar espacio se da en cualquier tipo de relación: adolescentes y padres, amigos… la clave es no angustiarse y esperar sin descuidar la relación.

Entenderse es cuestión de ser capaz de ponerse en el lugar del otro, no únicamente de pensar qué haríamos nosotros en su situación, sino de entender su modo de ver las cosas, en dos palabras: empatía y práctica. Aunque esas diferencias entre ambos sexos parezcan insalvables, no son más que dos tipo diferentes de vivir una misma realidad.
HOMMUJE

El Amor también está en el Cerebro

12 Sep

Recientemente he terminado de leer uno de los libros de Eduard Punset: El viaje al amor. He de confesar que su lectura me ha resultado un tanto tediosa dado a la capacidad metafórica del autor, pero el contenido merecía la pena, puesto que los temas en los que normalmente se centra este gran periodista/investigador suelen ser de mi interés y despiertan mis ganas de saber más sobre ellos.

Este libro da una visión científica del amor, sí he dicho científica y es que las emociones, los pensamientos, cada sentimiento tiene su lugar de origen en el cerebro y en las sustancias bioquímicas que pasan por este.quimica-amor

Partimos del hecho de que los cerebros de hombres y mujeres son diferentes; de acuerdo con Simon Baron-Cohen los hombres son mejores para desentrañar el funcionamiento de sistemas o en la percepción del espacio. Las mujeres por su parte destacan en el reconocimiento de las emociones y el estado de ánimo de los demás.
Pero las diferencias de sexos son mucho más difusas y oscilantes de lo que a menudo se da a entender, puesto que están en juego flujos hormonales y químicos de gran variabilidad.
Otro apunte más que os puede resultar curioso: Según la neurocientífica Louann Brizendine el espacio cerebral reservado a las relaciones sexuales es 2,5 veces mayor en los hombres que en las mujeres, mientras que en estas son más numerosos los circuitos cerebrales que se activan con el oído (de ahí su mayor capacidad para el lenguaje) y las emociones.

Por tanto, en este libro podemos descubrir que el amor también tiene una base biológica, irremediablemente ligado a los circuitos cerebrales de recompensa e influido por hormonas y neurotransmisores, no deja de ser aquello que nos lleva de cabeza aunque lo que realmente nos duele es el corazón.

Las Parejas Rompen más durante el Verano

6 Ago

Según las estadístverano-4icas una de cada tres parejas pone fin a su relación durante las vacaciones de verano, tiempo en que la mayoría de los trabajadores gozan de un mes de merecido descanso.

Mucho se ha estudiado y hablado sobre este tema, la primera hipótesis es que durante las vacaciones pasamos mucho  más tiempo en casa, tiempo que compartimos con esa otra persona, es decir, hay una mayor convivencia, la cual nos lleva a redescubrir esas bonitas cosas que nos hicieron enamorarnos y a resaltar inevitablemente esos defectos que nos sacan de quicio  y que por mucho que lo intentemos no podemos pasar por alto. Cuando el desequilibrio entre ambos se hace notable y lamentablemente la balanza se inclina más hacia el segundo caso,  empiezan los problemas.

Pero se plantea una segunda hipótesis: no se trata tanto de la cantidad de tiempo que se comparte como de las situaciones que se dan en ese tiempo. Cuando uno o ambos miembros de la pareja trabajan se establece una rutina en la que se van repitiendo situaciones que distan poco unas de otras, por eso durante las vacaciones, cuando tenemos mucho más tiempo tenemos más opciones, lo cual puede llevar a más discusiones.

Decidir si se va de viaje, dónde, cuándo, cómo y con quien son algunos de los ejemplos: ¿Solos para disfrutar el uno del otro o con amigos? y ¿Qué hacer una vez allí? ¿Descansar, porque para eso estamos de vacaciones o dedicarnos a hacer excursiones? Son situaciones en las que no siempre nos ponemos de acuerdo y podemos ver en el otro cosas que no esperábamos, aflorando incompatibilidades que no se habían planteado anteriormente.

La tolerancia y el ceder cada uno una parte serán buenos compañeros de unas felices vacaciones.

A %d blogueros les gusta esto: