Propósitos para 2015, este año sí que sí.

30 Dic

El año toca a su fin y como de costumbre nos disponemos a elaborar nuestra lista de propósitos de año nuevo, recordándonos aquello de “este año sí que sí”, “a partir del 1 de enero…”, tratando de que este nuevo año nuestros objetivos se vean cumplidos al fin.

A menudo, cuando nos enfrentamos a esta nueva lista lo hacemos con un gran sentimiento de esperanza e ilusión, imaginando la nueva oportunidad que nos brinda el próximo año para cumplir nuestros sueños, pero no sin cierta frustración por ver cómo algunos de los propósitos de 2014 se han convertido en papel mojado.

Propósitos año nuevo

¿Cómo luchar contra la frustración de “un año más voy a proponerme…”?

Ver el próximo 2015 como una nueva oportunidad de cambio es muy positivo puesto que nos aporta la motivación suficiente para iniciar ese cambio, pero los fracasos pasados pueden ocasionar que ni siquiera nosotros confiemos en nuestras posibilidades de triunfo y nos los propongamos desde la premisa de “seguramente no lo conseguiré, pero…”. Este punto de partida es erróneo ya que, además de desmotivarnos nos estamos dando cierto permiso para no hacerlo, partiendo de la base de que no lo vamos a conseguir. Por tanto, si de verdad quieres que los propósitos que te persiguen año tras año se vean cumplidos al fin:

  • Evalúa: Como comentaba, llegados a estas fechas todos echamos la vista atrás y repasamos mentalmente lo sucedido durante el año. Aprovecha este repaso para pensar qué se ha interpuesto entre tu propósito y tú, siempre desde un punto de vista constructivo, partiendo de que todos lo hacemos lo mejor que podemos pero las cosas no siempre salen como esperamos. Entender qué ha fallado nos da mucha información para saber cómo podemos actuar la próxima vez, teniendo en cuenta los errores y pensando otras formas de actuación.
  • Reformula: Una vez hemos visto algunas de las razones por las que nuestros propósitos se han diluido con el paso de tiempo, es una buena ocasión para volver a plantearlos pero de forma diferente, incluyendo o cambiando algunos matices, cuanto más concreto sea nuestro propósito más fácil será de cumplir.
  • Cuéntaselo a todo el mundo: Cuanta más gente lo sepa mejor, así nos sentiremos menos tentados a abandonar y los pequeños recordatorios que nos hacen cada vez que nos preguntan por la evolución de nuestro propósito también nos sirven para motivarnos y evitar que éste caiga en el olvido.
  • Lucha: Descubre cuáles son los medios necesarios para conseguir tu propósito y ponlos en práctica. Va a ser necesario poner mucho de nuestra parte, por eso es importante tomarse en serio lo que realmente te importa e ir a por ello.

¿Y si no se me ocurre ningún propósito para 2015?

Nos encanta pensar que cuando un año llega a su fin se cierra un ciclo, pero realmente nuestras vivencias y etapas personales no se corresponden con un año natural. Puede que a mitad de año (o a principio, o a final) haya sucedido algo que no entraba en tus planes y que de pronto cambie tus objetivos y te haga replantearte tu situación general. En este momento es posible que algunos de los propósitos que tenías en mente dejen paso a otros nuevos, porque siempre es un buen momento para reinventarse, no es necesario esperar al siguiente 1 de enero para hacerlo. La ilusión, el miedo y la curiosidad que aportan los nuevos comienzos pueden sorprenderte en cualquier momento, por ello si no tienes una lista de propósitos como tal para 2015 no te alarmes, puede que tu “año” empezase mucho antes.

Valora aquello que no formaba parte de tu lista…

pero que has conseguido a lo largo del último año. Cuando nuestra lista de propósitos falla es esencial recordar todas estas cosas que no entraban en ella y que sin embargo se han realizado con éxito: nuevos aprendizajes, retos y objetivos, porque todo cuenta.

Deja sitio para los propósitos abstractos

Soñar, desear, querer… también genera ilusión y esperanza por el futuro por ello es imprescindible que tu lista de propósitos incluya alguno de estos también. ¿Quién sabe? A veces los sueños también se cumplen y mientras vemos si esto pasa nos predisponemos a que un futuro mejor sea posible.

Si aún no tienes hecha tu lista de propósitos o quieres saber más sobre éstos no olvides consultar el post del año pasado.

Con lista o sin ella…

Feliz 2015

Anuncios

EMPECEMOS

22 Oct

logo finalEste post está cargado de buenas noticias, y es que hoy nos salimos un poco del guion para compartir con vosotros las últimas novedades.

A partir del viernes 24 de octubre Psicoesfera instalará su “base de operaciones” en AVOAI, Orientación y Asesoramiento Integral, donde además de seguir escribiendo e informando sobre los diferentes conceptos y novedades relacionadas con el mundo de la psicología, se incluye un nuevo servicio: la orientación y asistencia psicológica en persona, acudiendo a nuestras instalaciones.

Pero si no puedes desplazarte también ponemos a tu alcance la psicología online pudiendo contactar vía email para alguna consulta rápida o a través de Skype para realizar las sesiones de forma fácil y cómoda sin tener que moverte de casa.

Utiliza el apartado contacta para comentar cualquier duda o demanda y en poco tiempo recibirás una respuesta.

Empezamos este nuevo proyecto con mucha ilusión y ganas de compartirlo con todos vosotros.

A las 20h

A las 20:00h

¿Cómo nos afecta el aburrimiento y por qué septiembre es el mes de las nuevas oportunidades?

2 Sep

Como todos sabemos septiembre es el mes de la “vuelta al cole”, las manualidades por fascículos, el inicio de ese curso que siempre querías hacer pero que ibas dejando, el fin de las vacaciones para muchos pero  también el principio de nuevas oportunidades y experiencias. Y es que el verano y las vacaciones pueden ser el objeto de deseo de algunos pero una quimera para otros.

Los meses de junio, julio y agosto son los meses de vacaciones por excelencia, la mayoría de actividades que realizamos durante el año llegan a su fin y aunque todo descanso es deseado, tener demasiado tiempo libre también puede convertirse en un problema. Los niños, las personas mayores y los desempleados son algunos de los colectivos que pueden verse más afectados por una consecuencia directa del exceso de tiempo de ocio: el aburrimiento.

aburrimiento

A pesar de la gran importancia que se le ha dado a la motivación es curiosa la poca investigación que existe en su extremo opuesto. Una de las definiciones de aburrimiento que podemos encontrar en la psicología es la aportada por C.D. Fisher que lo define como “un estado afectivo desagradable transitorio en el que el individuo siente la falta generalizada de interés y dificultades para concentrarse en la actividad actual“.

¿Habéis sentido alguna vez que todos los días son iguales?

El aburrimiento es la reacción psicológica que aparece ante estímulos que se perciben como monótonos, repetitivos o tediosos, provocando una falta de interés que inmediatamente se refleja en la falta de energía. De modo que cuando caemos en el círculo vicioso del aburrimiento es difícil salir de él, puesto que nos dejamos llevar por la apatía e intentar hacer cualquier cosa nos parece un mundo, con lo que seguimos aburriéndonos durante más tiempo.

“Dame una guerra donde luchar, dame una meta donde llegar, dame un motivo, dame una idea, pero dame algo en que pensar” (canción de EBS).

¿Qué efectos tiene el aburrimiento?

  • Disminución del rendimiento: El desinterés y la falta de energía afectan directamente a nuestro modo de realizar las cosas, poniendo menos atención y esfuerzo.
  • Emociones negativas: Cuando sentimos que “no tenemos nada que hacer” es fácil que los pensamientos negativos acudan a nuestra mente, sintiendo insatisfacción, apatía, desesperanza o preocupaciones excesivas por temas banales o irresolubles.
  • Baja autoestima: Pueden aparecer sentimientos de vacío en los que creemos que nuestro tiempo no vale nada o incluso que nosotros mismos no valemos lo suficiente.
  • Conductas disruptivas: Como todos sabemos, los niños tienden a aburrirse con facilidad y cuando esto sucede es frecuente que ideen cualquier travesura o desafío.
  • Conductas adictivas: El estado de aburrimiento puede llevar a la búsqueda de sensaciones, recurriendo a las sustancias adictivas (consumo de alcohol, tabaco, cannabis…) y al juego patológico.

 

¿Cómo podemos superar el aburrimiento?

Pese a que realizar actividades agradables es buen remedio, normalmente su efecto se pasa rápido, por ello es importante encontrar una ilusión, un proyecto más grande que nos interese realmente, potenciando nuestra motivación para llevarlo a cabo y sacarnos así del hastío. Al igual que podemos caer en el círculo del aburrimiento, programando actividades que se desarrollen a más largo plazo podemos empezar el círculo de la motivación e ilusionarnos a cada paso que avanzamos, porque como me gusta decir “hacer se hace haciendo”.

Por ello septiembre es el mes que más nos puede deprimir viéndolo como el fin de los días de sol y playa o el más motivador, como el mes en el que de verdad empieza el año y se nos presentan nuevas oportunidades de empezar aquello que siempre hemos querido hacer.

sí se puede

El cambio al horario de verano: Efecto Jet-lag

29 Mar

horaEsta noche se produce el cambio horario, a las 2:00h de la madrugada serán las 3:00h, con lo que perdemos una hora de sueño. Este cambio responde a cuestiones ecológicas y económicas porque en teoría disfrutaremos de más horas de sol y se gastará menos electricidad. Pero ¿tiene algún efecto sobre nuestra salud? Si es así, ¿qué efectos son estos?

EFECTOS

¿Qué dicen los estudios?

Hay varios estudios que han intentado establecer una relación entre el cambio de hora y la aparición de consecuencias tanto  psicológicas como fisiológicas.

Un estudio realizado en 2007 afirma que este cambio puede tener efectos en nuestro ritmo circadiano, provocando dificultades para adaptarnos a los cambios de horario bruscos. Estos efectos serían similares a los ocasionados por el jet-lag experimentado al viajar a otros países con un uso horario distinto al nuestro. Otro estudio realizado en 2008 encuentra un nexo de unión entre los cambios horarios y la incidencia de infartos de miocardio, produciéndose un incremento significativo en los tres días posteriores al cambio al horario de verano. Así mismo, observaron una disminución en los mismos al hacer el cambio de horario de otoño (en el que ganamos una hora). Finalmente, interpretaron estos resultados como el efecto de la privación del sueño sobre el sistema cardiovascular.

Pese a que en la mayoría de personas sanas no parecen sufrir efectos de gran relevancia, más allá de la sensación de cansancio si se ha dormido poco, los efectos más experimentados son: alteraciones en el sueño, mayor cansancio del habitual, apatía o leve tristeza, irritabilidad o leves cuadros de ansiedad, los cuales desaparecen a los dos o tres días.

 ¿Qué efectos tienen sobre los pacientes con algún tipo de psicopatología?

En las personas que sufren alguna enfermedad mental es probable que algunos de sus síntomas se vean agravados con el cambio horario y durante el periodo de adaptación.

El cambio de horario en primavera suele afectar más a las personas que sufren un trastorno de ansiedad (mientras que en el de otoño se ven más afectadas las personas con trastorno de depresión), del mismo modo si aparecen trastornos del sueño que perduran después de un par de días es probable que el cambio horario esté  actuando como detonador agravando los síntomas, tal y como afirma José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP).

¿Qué efectos tiene sobre los niños?

Los niños a pesar de ser los más sensibles a estos cambios también son los que más rápidamente se adaptan a ellos. Es posible que al día siguiente quieran dormir una hora más o comer y cenar más tarde  (siguiendo su ciclo circadiano habitual). Sin embargo, es aconsejable no variar el horario, es decir, si suelen comer a las 13h que sigan haciéndolo independientemente del cambio de hora.

CÓMO EVITARLOS

  • Tratar de levantarse media hora antes de lo habitual al día siguiente, para que la noche del domingo no tengamos problemas para conciliar el sueño y llegar descansados en lunes.
  • Practicar ejercicio puede ayudar al reloj interno, al aumentar la concentración de serotonina y de otros neurotransmisores en el cerebro.
  • Exponerte a la luz solar, pasar tiempo al aire libre los días posteriores al cambio también podría ayudar a sincronizar el reloj interno.  

El gran reto de creer en uno mismo en el terreno profesional

6 Mar

cree-en-ti-mismoSuele decirse aquello de “si crees en ti serás capaz de conseguir cualquier cosa” y yo me atrevo a afirmarlo, puesto que si una persona cree que puede hacer algo sin duda lo hará. Sin embargo llegar a creer en nuestras propias capacidades no es tan sencillo como el mero hecho de decirlo.

Creer en uno mismo significa confiar en que seremos capaces de resolver la situación que se nos presente, lo cual está muy ligado a la autoestima. Ésta ha ido creciendo con nosotros y se desarrolla a partir de la interacción con los demás, pero también con los logros conseguidos y lo más importante aún, el valor que nosotros mismos le damos a éstos.

A continuación vamos a ver algunos de los errores más comunes que nos impiden creer en nosotros:

1. Obteniendo la formación necesaria DEBERÍA ser capaz de resolver todas las situaciones. La mayoría de nosotros nos pasamos la vida formándonos e intentando ser mejores en nuestro trabajo, sin embargo a la hora de poner en práctica lo aprendido nos enfrentamos a un gran estrés porque solemos pensar que ya debemos saber hacerlo todo y hacerlo bien. Niels Bohr fue quien dijo eso de “un experto es aquel que ha cometido todos los errores que se pueden hacer dentro de un pequeño campo”. Durante el camino cometeremos errores, pero eso forma parte del aprendizaje, quedarse parado para no equivocarse, es decir el miedo al fracaso, solo te inmoviliza.

 2. Damos más valor a los logros obtenidos por los demás que a los propios. Tendemos a darle mayor valor a las cosas que consiguen las demás personas e infravalorar el éxito propio. Inventamos mil excusas para convencernos de que en realidad no ha sido para tanto, mostrando una humildad mal entendida, como su nos diese miedo triunfar.

3. Otorgamos mayor credibilidad a los demás. Cuando vamos a un médico, al mecánico o a cualquier otro lugar en busca de la opinión de un experto damos por sentado que la persona que tenemos en frente sabe todo lo que hay que saber ¡y mucho más! Pero si somos nosotros los que tenemos que hacer de “expertos” pensaremos que no somos capaces. Probablemente tenemos la misma capacidad que el resto, lo importante es conocer las herramientas necesarias y poder acudir a ellas en busca de información siempre que sea necesario, sin que ello nos haga menos profesionales.

4. Basarnos en la opinión de los demás. A lo largo de nuestra vida encontraremos a muchas personas que nos apoyen y animen pero también a muchas otras que por su propio miedo o envidia esperarán que fracasemos, diciéndonos cosas como “yo ya lo intenté y no me funcionó”, “eso no sirve para nada” o “no serás capaz de conseguirlo”. Si dejamos que todos estos mensajes negativos calen en nuestro interior también nos llenarán de ese miedo que paraliza, nos repetiremos a nosotros mismos que es verdad, que no seremos capaces de afrontar los nuevos retos y nos quedaremos mirando la vida pasar con un profundo sentimiento de frustración y con el “yo podría haber hecho…”, porque en el fondo sabes que sí, podrías.

5. Los errores del pasado. A menudo, cuando reflexionamos sobre nuestras capacidades solo vienen a nuestra mente todas aquellas veces en las que hemos fracasado, potenciando una autoimagen negativa. Dejar el pasado a un lado es la única forma de poder construir el futuro, quizá la otra vez que lo intentaste no tenías los conocimientos necesarios, no estabas en tu mejor momento personal o no le pusiste toda la motivación y dedicación que requería. Y todo ello es perfecto, porque ahora que sabes en qué falló puedes mejorarlo y prevenir esos errores, convirtiéndolos de lastre a experiencia.

Creer en uno mismo no siempre es fácil y habrá diferentes momentos durante el proceso, días en los que nos sentimos más capaces y días en los que menos, pero no desistir es lo que nos hará progresar y alimentar ese sentimiento. Aquí hemos hablado mucho de “los demás” porque somos seres sociales y tendemos a compararnos y a vernos a través de los ojos del de enfrente, pero solo en lo más profundo de nosotros se esconde el súper héroe que nos haces capaces de conseguirlo todo.

Cuando conseguimos creer en nuestras capacidades nos sentimos motivados para embarcarnos en cualquier proyecto y esa motivación es nuestra gasolina. Terminamos este post con una cita:

intyentalo mejor

Estrategias comunicativas: Asertividad (II)

10 Feb

En el post de la semana pasada hablamos sobre algunos de los elementos que intervienen en la comunicación, dando algunas pinceladas sobre qué es la asertividad. Como ya se dijo, se trata de conocer dónde están nuestros derechos y de defenderlos sin pasar por alto los de los demás. En el post de hoy vamos a profundizar un poco más sobre qué es ser asertivo:

  • Para ser asertivo es necesario tener una buena autoestima que nos permita aceptar que tenemos los mismos derechos y merecemos el mismo respeto que los demás, reconociendo que no estamos ni por encima ni por debajo de nadie.
  • Basar la comunicación en una relación entre iguales donde lo que se pretende es llegar a un acuerdo que favorezca a ambos, sin pretender que nadie gane o pierda.
  • Ejercitar nuestra empatía también ayudará a nuestra asertividad, es decir, es más fácil ser asertivo si ante una situación compleja somos capaces de ponernos en el lugar del otro y entender cómo percibe él o ella la situación. De este modo evitaremos sentirnos atacados, lo cual implicaría una respuesta más agresiva por nuestra parte.
  • Debemos tener en cuenta que ser asertivos nos ayuda a poner límites pero no a cambiar a las otras personas. Intentar cambiar a alguien es lo contrario a respetarle, por ello es incompatible con la asertividad.
  • Construir los mensajes en primera persona, hablando de lo que yo siento/pienso sin tratar de culpabilizar a nadie. No se trata de entrar en el terreno de lo personal y descubrir todos tus sentimientos, simplemente de ser sincero con lo que opinas respecto a esa situación.
  • Pese a que la asertividad es una gran herramienta no siempre conseguiremos respuestas positivas y de respeto, pero por nosotros que no sea.
  • La asertividad es muy útil pero debemos conocer el entorno en el que nos movemos, puesto que no en todas las situaciones es aconsejable decir lo que pensamos y sentimos, teniendo que usar otras habilidades sociales y de comunicación.
  • Al final todo es cuestión de práctica así que si algunas veces la situación no transcurre como tú habías pensado sigue practicando tu comunicación asertiva, seguro que al final te sale genial. Una buena forma de practicar es perder el miedo de entrar a una tienda (por ejemplo) y preguntar por algo que te ha gustado pese a que no vayas a comprarlo.

aser2

A continuación, vamos a describir las técnicas asertivas más conocidas y comúnmente empleadas por vendedores, comerciales e incluso políticos, ¡toma nota!:

  • El disco rayado en mi opinión es la más utilizada por los profesionales del mundo comercial. Consiste en repetir continuamente su mensaje manteniéndose firmes en su posición, a pesar de los intentos de la otra persona por cortar la conversación o hacerle cambiar de opinión. Ej. “Pero recuerde, esta oferta es irrepetible, si no la aprovecha ahora se arrepentirá…”.
  • La técnica del banco de niebla nos ayuda a mantenernos firmes ante los intentos de la otra persona para que cambiemos de opinión igual que la del disco rayado, pero a diferencia de la anterior, en esta técnica cedemos un poco de nuestro terreno admitiendo que quizá tenga razón en aquello que nos dice pero manteniéndonos firmes en nuestra decisión. Ej. “Es posible que tengas razón, pero prefiero no salir y estudiar para el examen”.
  • Cuando queremos ganar tiempo o escapar de una conversación que está derivando en discusión es aconsejable recurrir al aplazamiento asertivo, este se corresponde con frases como: “No lo sé, lo pienso y te digo algo” o “en este momento no me viene bien, ¿qué te parece si seguimos luego con esta conversación?”.
  • El acuerdo asertivo consiste en reconocer que nos hemos equivocado y hemos cometido un error sin que éste deba ser generalizado al resto de nuestro comportamiento o nuestra forma de ser. Ej. “He llegado tarde, lo siento, normalmente suelo ser más puntual”.
  • Técnica para procesar el cambio, ésta es muy útil cuando en medio de una discusión empiezan a sacarse asuntos y errores del pasado que no vienen al caso, para ello debemos darnos cuenta del giro que está dando la conversación y ser capaces de reconducirla con frases como “creo que nos estamos desviando de la cuestión, ¿por qué no nos centramos en el problema que tenemos ahora?”.
  • La pregunta asertiva es aquella que utilizamos para enfrentarnos a una crítica dando a entender que la interpretamos como bien intencionada. Así pedimos a la otra persona que nos dé más información al respecto, pudiendo llegar a un mejor entendimiento. Ej. “dices que no te gustó cómo actué el otro día, ¿a qué te refieres exactamente? ¿qué te hace pensar eso?”.
  • Aunque sea algo muy simple y común ignorar también es una técnica asertiva en los casos en los que el otro interlocutor está muy enfadado y recurre a los insultos y a los trapos sucios. No entrar en este tipo de discusión es la mejor opción, aplazándolo hasta que la otra persona esté más tranquila y relajada.

Aunque parece mucha información para asimilar seguro que en los ejemplos habéis visto reflejadas muchas de las situaciones que habéis vivido en diferentes contextos sociales. Ahora que ya las conocéis os proponemos un juego: además de practicarlas intentad reconocer las que usan las personas que hablan con vosotros, especialmente los comerciales telefónicos y aquellos que llaman a nuestra puerta, ya que en un contexto de ventas son más fáciles de identificar.

asertivo

A %d blogueros les gusta esto: